Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Economía - 16/4/19 - 02:00 PM

Ganado sufre los embates del Fenómeno del Niño, no estaban preparados para él

Son 34 mil explotaciones de ganado en todo el país.

La falta de agua afecta directamente al ganado. Foto: Epasa

El Fenómeno del Niño trae graves consecuencias en la ganadería porque la producción depende del pasto que, a su vez, requiere que haya una adecuada precipitación (lluvia) y que
los periodos secos, llamados veranos, sean normales.

Aunque la Asociación Nacional de Ganaderos (Anagan) tampoco maneja hasta ahora una cifra de las pérdidas de animales, sí tienen reportes.

Según Euclides Díaz, secretario ejecutivo de Anagan, los tres casos más comunes por los que animales pierden la vida en época de sequía son:

1. En busca de pasto verde, algunos animales quedan atascados en ciénagas y allí mueren porque no pueden salir.

2. Las novillas de primer parto entran en estado de mal nutrición al ser escaso el alimento y en su afán de sostener las crías se debilitan y sucede el fenómeno llamado "la vaca caída" que por
inanición cae y ya no puede recuperarse.

VEA TAMBIÉN: Bajo nivel de ríos provoca sectorización de agua 

3. Las vacas de mucha edad, que son más susceptibles, porque por su condición no pueden soportar la alimentación suficiente.

Son 34 mil explotaciones de ganado en el país, ganaderos han ido aprendiendo la importancia de prepararse para la estación seca que normalmente va de diciembre a mayo; sin embargo, "en los llamados Años Niño, siempre y cuando la advertencia se dé a tiempo nosotros nos preparamos".

Según Díaz, este 2019 el problema es que no recibieron el aviso con antelación, pues se hablaba de una probabilidad de entre 50 y 60 porciento, pero no se les dijo que el evento se presentaría desde noviembre, mes en el que dejó de llover prácticamente desde la última semana, lo que provocó una entrada temprana del verano. Ellos esperan que a más tardar el 20 de abril empiecen las lluvias, si esto no sucede "habrá un problema mucho más serio". 

Productores se preparan por 'tradición'

El aviso sobre los fenómenos, en este caso del Niño, debe ser dado a conocer por organismos nacionales e internacionales, en los que Díaz nombró como Mitigación de los Riesgos por Cambio Climático; y es que asegura que todavía el Ministerio de Desarrollo Agropecurio no ha definido un Plan Nacional de Sequía, contrario al Fenómeno del Niño 2016-2017 que fue bien anunciado por dicho Ministerio, que puso en práctica el plan en el que se perforaron pozos que aún están operando. 

En su caso específico, Díaz puso como ejemplo que tiene tres hectáreas de caña que sirve de alimento diario para sus reses, junto a una sal proteinada para pasar el verano; el año pasado (2018) no usó más de una hectárea, pero este año ya se le acabaron las tres hectáreas y ahora busca alternativas para subsistir. 

Dijo además que el Gobierno debe flexibilizar las medidas de importación de cereales a bajo costo para poder suplir al ganado. Puso de ejemplo que el año pasado fue récord en la cosecha de soya y maíz a nivel mundial y en países como Estados Unidos, Argentina y Brasil se puede comprar cereal barato, pagando costos de flete y demás, que en el caso de Anagan podría obtener pulidoras de estos granos para preparar las raciones y darle al ganado.

VEA TAMBIÉN: Los reservorios de agua no bastan, hay que cuidar el entorno para que esta se mantenga

Otro tema que está afectando es la quema de los potreros, gente inescrupulosa que no tiene la conciencia del daño que hace al quemarlos, pues el animal requiere la fibra (pasto) para alimentarse, y de nada ayuda tener solo el suplemento. Según el ganadero, ellos ponen las denuncias, pero estas quedan en nada.

Las áreas donde más golpea el Niño es en el llamado Arco Seco, este año ha sido desde San Carlos hasta Tonosí en la provincia de Los Santos, pero ya las provincias de Darién y Chiriquí,
que normalmente no son afectadas, lo están siendo. "Roguemos a Dios que llueva, ya cayeron unos aguaceros en Portón, Boquerón y La Chorrera".

Los ganaderos recomiendan establecer programas de mejoras y abastecimiento de agua, almacenamiento de alimentos, cosecha de agua, así como perfeccionar los pronósticos, aunque reconocen que esto a veces es muy difícil al ser cuestiones de la naturaleza.