Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Economía - 15/2/19 - 12:00 AM

Estado se paralizaría si el Banco Nacional sufre revés

El capital del Banco Nacional es de $650 millones, mientras que la demanda del empresario Waked es por el monto de $1,269 millones.

De prosperar la demanda, el Banco Nacional no tendría cómo hacerle frente.

La demanda del empresario Abdul Waked, además de poner en riesgo de quiebra al Banco Nacional de Panamá (BNP), podría paralizar al Estado por ser este el banco en donde se hacen todas sus operaciones.

El BNP es la entidad donde se ejecutan todos los pagos del Gobierno, incluyendo los salarios de funcionarios y de proveedores. Al no contar Panamá con un banco central, la entidad bancaria es donde se realizan las compensaciones bancarias.

La decisión que se vaya a tomar también podría afectar a la Caja de Seguro Social (CSS), una institución con una situación compleja por su Programa de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) y sus finanzas, temas que preocupan a los empresarios del país. Asimismo afectaría a los clientes del BNP que mantienen sus depósitos en el banco actualmente.

Rolando de León de Alba, gerente general del BNP, califica la noticia como "una situación lamentable, no podemos poner en peligro el sistema financiero del país".

VEA TAMBIÉN: Panamá podría perder corresponsalías por inclusión en la lista de la Unión Europea

Para tener una idea, la demanda de Waked representa el 5.3% del presupuesto general del Estado panameño para este año.

La noticia ha caído como un balde de agua fría a los bancos autorizados para desarrollar la actividad en el país y se encuentran alarmados por la decisión de la Corte Suprema de Justicia de admitir la demanda presentada por el empresario Abdul Waked.

Waked le está pidiendo al BNP que le pague $1,269 millones por daños y perjuicios. Sin embargo, si el banco tendría que hacerle frente a esa cantidad de dinero, se superaría por el doble el monto de capital del banco y como no habría manera de sacar ese dinero, entonces se tendría que ir a una quiebra técnica y poner al banco en manos de la Superintendencia de Bancos de Panamá para que lo administre, expresó De Alba.

Actualmente, el capital del Banco Nacional es de $650 millones, mientras que la demanda del empresario Waked es por el monto de $1,269 millones.

Para Alba, la situación es preocupante porque la decisión final recae en los magistrados de la Sala Tercera de la Corte Suprema.

Impacto

En tanto, Ricardo Fernández, superintendente de Bancos de Panamá, dijo en medio del primer Congreso Bancario Internacional para reguladores y banqueros que cualquier demanda grande de este tipo por supuesto que causa un problema.

Indica: "El tema de la institucionalidad es importante y vamos a ver cuál va ser el manejo, pero el BN se debe a sus depositantes y son miles de millones de dólares que hay de depositantes panameños de por medio, aparte que es el medio a través del cual se hace la compensación bancaria todos los días. "Es muy desafortunado un fallo de este tipo".

"El BNP fue un facilitador y no tiene ninguna discrecionalidad para que la transacción se diera y era la mejor solución que había en su momento para poder salvar todos los activos y empleos".

"Bajo la óptica de la banca, también hubiera tenido un impacto en términos de reservas y pérdidas para el sistema bancario importantes y pudiese haber repercutido en temas de empleos y de la economía de alguna forma", señaló.

Aseguró que la forma con la que se manejó se salvaron miles de empleos y encontró una solución a un problema grande que tenía en su momento.

Mientras, para la Asociación Bancaria de Panamá (ABP), causa alarma la decisión contenida en la sentencia de la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, por la cual se confirmó la legalidad de la admisión de la demanda de Waked.

2018


la cartera total del Banco Nacional llegó a $4,252 millones.

1.4%


es el índice de morosidad de la cartera del Banco Nacional de Panamá.