Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Economía - 16/1/19 - 06:45 AM

Construcción de la cuarta línea de transmisión eléctrica no logra consenso

Se creó una comisión especial independiente, conformada por organizaciones cívicas, educativas y espirituales, que harán igual labor de sopesar la opinión pública que surjan de las comunidades indígenas Ngábe por la construcción de la cuarta línea de transmisión eléctrica.

Un sector de la comarca Ngäbe Buglé reiteró su oposición.

Tras la presentación por parte de la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (ETESA), en la Comisión de Asuntos Indígenas, sobre los avances del proyecto de la cuarta línea un sector de la comarca Ngäbe Buglé reiteró su oposición y surgió la idea de llevar el asunto a un referéndum.

Ante la resistencia de un grupo, los diputados comisionados emitieron una resolución en cuya parte determinativa consideran continuar con las sesiones de consultas los días 14-15 y 16 de febrero del 2019.

Además, recomendaron que de conformidad con lo establecido en la Ley 10 de 1997, que creó la comarca Ngábe-Buglé, se convoque a referéndum a la población para que decida mediante el proceso eleccionario la aprobación o rechazo de dicha obra.

Se creó una comisión especial independiente, conformada por organizaciones cívicas, educativas y espirituales, que harán igual labor de sopesar la opinión pública que surjan de las comunidades indígenas Ngábe por la construcción de la cuarta línea de transmisión eléctrica.

VEA TAMBIÉN: Extienden horario del Centro de Visitantes de Miraflores dos horas más por la JMJ

Según  Gilberto Ferrari, de ETESA, la cuarta línea resulta necesaria para contribuir con la cantidad y calidad para la transmisión del sistema interconectado nacional. Indicó que es una obra cuya construcción puede durar hasta 42 meses y se espera que sea operativa para el segundo semestre del año 2023.

Esta línea, que tendrá una extensión de 330 kilómetros, se planea construir a lo largo de la costa atlántica con dos conductores por fase, en doble circuito y una capacidad para mil 800 megavatios, según el diseño preliminar. Se extendería desde Bocas del Toro, en la subestación Chiriquí Grande, que se construirá, hasta una nueva subestación de transmisión en la capital, denominada Panamá III.

Mientras que Ferrari manifestó que cuenta con el apoyo de la comisión negociadora, designada por el Congreso Regional del distrito de Kankintú, otro sector la invalida porque opinan no representa ningún interés para el desarrollo humano y social del originario.