Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Economía - 30/1/14 - 10:28 PM

Acuerdos comerciales profundizan la brecha para ingresos en EE.UU.

Consideran que la expansión del comercio generará empleos mejor pagados para una economía con déficit.

David J. Lynch (Bloomberg) / BLOOMBERG

Agenda

  • Va a complicar la tarea de conseguir tanto el acuerdo transpacífico como la autoridad expeditiva, dijo William Reinsch, presidente del Consejo Nacional de Comercio Exterior, que representa a las empresas multinacionales.
  • Los acuerdos que los EE.UU. negocian con la UE y los países de la cuenca del Pacífico constituyen la agenda comercial más ambiciosa de la historia de los Estados Unidos, según Michael Froman, el representante comercial de los Estados Unidos.

A pesar de que afirma que la desigualdad de ingresos es el desafío que define nuestra época, el presidente Barack Obama busca nuevos acuerdos comerciales que algunos de sus aliados políticos dicen que no harán más que agravar el problema.

Obama considera que la expansión del comercio generará empleos mejor pagados para una economía que aún tiene un déficit de 1 millón de empleos en comparación con el nivel más alto anterior a la recesión. Algunos economistas y voces críticas del movimiento sindical dicen que acuerdos anteriores, tales como el Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte, destruyeron millones de empleos industriales.

Sin duda ha contribuido al aumento de la desigualdad, dijo el economista Josh Bivens, del Economic Policy Institute. La preocupación que impulsa Obama respecto de la brecha de ingresos podría resultar contraproducente para sus planes.

Cinco demócratas de la Comisión de Finanzas del Senado dijeron este mes que no votarían a favor de conceder al presidente autoridad expeditiva para acelerar acuerdos comerciales en el Congreso, y mencionaron que en parte se debía a los riesgos para el empleo.

El líder de la mayoría del Senado, Harry Reid, dijo ayer que también se opone a la legislación.