Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Deportes - 27/6/19 - 01:45 PM

Megan Rapinoe se disculpó, pero insiste que no irá a la Casa Blanca

Megan Rapinoe fue criticada por el presidente Donald Trump por no cantar el himno de Estados Unidos en el mundial de fútbol femenino que se juega en Francia.

Megan Rapinoe durante un entrenamiento de la selección estadounidense. Foto EFE
  • Francia
  •   /  
  • AP
  •   /  
  • @10Deportivo

La jugadora de la selección nacional de fútbol de Estados Unidos Megan Rapinoe se disculpó este  jueves por su uso de improperios al decir que no visitaría la Casa Blanca si el equipo gana la Copa del Mundo, pero reiteró su posición.

Sus comentarios en una conferencia de prensa previamente planeada se producen un día después de que el presidente Donald Trump criticó a la estrella estadounidense en Twitter. Trump se refirió a un video que ha circulado en Twiter en días recientes, diciendo: Megan no debería nunca faltarle el respeto a nuestro país, la Casa Blanca o nuestra Bandera, especialmente con lo mucho que se ha hecho por ella y su equipo.

Trump dijo que invitaría al equipo estadounidense gane o pierda.

Esta semana, Trump le dijo a The Hill que no era apropiado que Rapinoe protestase durante el himno nacional.

VEA TAMBIÉN: Niña sufrió fractura en el cráneo tras pelotazo durante de béisbol

VEA TAMBIÉN: El vicepresidente del Barcelona aseguró que Neymar pidió volver al club

Los comentarios iniciales de Rapinoe fueron hechos durante una entrevista con una revista en enero, en la que se le preguntó si estaba entusiasmada con la posibilidad de ir a la Casa Blanca. En un fragmento en video de la entrevista colocado el martes en medios sociales, se ve a Rapinoe usando un improperio cuando dice que no va a ir. Expresó además dudas de que el equipo sería invitado.

La entrenadora de Estados Unidos Jill Ellis dijo que no pensaba que la controversia por los comentarios fuese una distracción para el equipo, que se prepara para el partido de cuartos de finales contra Francia el viernes.

VEA TAMBIÉN: Mohamed Salah sale en defensa de un compañero acusado de acosar a mujeres

"Pienso que este equipo tiene una concentración formidable, dijo Elis. Todos respaldamos a Megan.

Rapinoe comenzó a arrodillarse durante el himno nacional en el 2016 para mostrar solidaridad con el ex quarterback de los 49ers de San Francisco Colin Kaepernick, que lo hacía antes de partidos de la NFL para protestar contra la injusticia social y racial. Pero la federación estadounidense de fútbol adoptó una política que requiere que los jugadores se mantengan de pie.

 

Ahora ella se queda parada, pero ha sido criticada por no cantan ni ponerse la mano en el pecho como otros jugadores.

Rapinoe, que es gay, ha criticado además frecuentemente las políticas del gobierno de Trump.

"Considerando todo el tiempo y esfuerzo que dedicados y el orgullo que tenemos en la plataforma que tenemos, en usarla para el bien y dejar el deporte _ y con suerte el mundo _ en una mejor posición, no pienso que quiero ir, dijo este jueves. Y alentaría a mis compañeras de equipo a pensar mucho antes de ofrecer esa plataforma o permitir que sea usada por una administración que no siente de la misma forma, no pelea por las mismas cosas que peleamos nosotros.

 

 

 

 


Ver esta publicación en Instagram

 

 

 

 

 

 

 

 

 

U S A vs S P A I N L F G

Una publicación compartida de Megan Rapinoe (@mrapinoe) el

 

Su compañera de equipo Ali Krieger tuiteó en respaldo de Rapinoe, diciendo que ella también se ausentaría de una visita a la Casa Blanca.

"No respaldo este gobierno ni su lucha contra ciudadanos LGBTQ+, inmigrantes y nuestros ciudadanos más vulnerables, escribió Krieger en Twitter.

Alex Morgan le dijo a Time Magazine el mes pasado que ella no visitaría la Casa Blanca si el equipo estadounidense es invitado.

"No defiendo muchas de las cosas que representa este gobierno actualmente, dijo Morgan, mencionando especialmente la política de separación de familias migrantes en la frontera con México.