Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Deportes - 26/7/19 - 12:00 AM

Frisbee vuela alto en Panamá

Con torneos nacionales y participación en citas internacionales, los atletas del 'ultimate frisbee' ven cómo el deporte del disco volador es cada vez más popular a lo largo del país.

Lanzar un disco liviano por los aires pudiera parecer algo tan sencillo que si usted estuviera escogiendo un deporte que practicar tal vez esta opción no sería la primera de la lista.

Pero bastaría con adentrarse en el ambiente del ultimate frisbee para saber que sus bondades superan lo que inicialmente muestra.

Harold Henry, uno de los principales desarrolladores de esta disciplina en Panamá, es fiel testigo de ello.

Rememora que al comienzo lo veía así, pero hoy es un gran apasionado de este deporte. Y no es el único. La comunidad que inició con unos 60 miembros ya va por más de 200 en la capital y se ha extendido al interior del país. ¿La razón? Para Henry se trata del espíritu deportivo que ofrece.

"La ventaja del ultimate es que no hay contacto físico y es bien competitivo. Es sencillo de practicar, si no tienes condiciones el deporte hace que las tengas y si no sabes, la gente te apoya porque le gusta enseñar", explicó Henry.

Agrega el también jugador que, además, es accesible. El disco plástico que se usa cuesta de 12 a 20 dólares y adicional no se requiere una indumentaria especial.

El frisbee se disputa en equipos de siete jugadores, no hay árbitros (se apela al diálogo) y la finalidad es obtener puntos atrapando el disco en la zona de gol. Gana el primero que llegue a 15 unidades.

En Panamá hay selecciones nacionales que compiten tanto en torneos locales, como internacionales.

En este sentido una de las metas es atraer a los más jóvenes.

"Hace cuatro años el promedio de edad era de 28 a 35 años, ahora con la llegada de los jóvenes puede estar de 22 a 23. Hay que trabajar más para meterlo en los colegios y escuelas", detalló Henry.

Dando un vistazo a sus orígenes, Alex "Tall" Reyes recuerda que aprendió a jugarlo a inicios de los 90 cuando estudiaba en Estados Unidos. En vacaciones trasladaba su pasión a Panamá y para el 95, una vez acabó sus estudios, lo siguió practicando. Pero no fue hasta 2005 que el frisbee tomó mayor impulso, resalta Reyes.

VEA TAMBIÉN: Mascota de los Panamericanos inspirada en una estatuilla prehispánica
VEA TAMBIÉN: Los ases de Panamá en los Juegos Panamericanos

"En 2005 alguien tomó la iniciativa de dictar clínicas y ahí fue cuando agarró impulso", manifestó.

En relación con la evolución que ha tenido, "Tall" cuenta que los nuevos talentos llegan con ganas de correr y ganar, pero sin olvidar el espíritu deportivo.

"El frisbee es un deporte muy inclusivo. Uno no tira el disco, tú eres el disco, tu espíritu vuela cuando lo lanzas", precisó Reyes.

Por su parte, Eitan Chacin, otro de los enamorados del ultimate, no tiene dudas del deporte que escogió.

"No es un deporte de fuerza sino de mente. Tienes autodisciplina porque no hay árbitro y te toca entonces controlarte. Mejoras como persona y al final todo el mundo sale feliz", puntualizó el jugador.

Mientras el deporte del disco sigue ganando adeptos, los que ya lo practican sueñan con que la asociación se convierta en federación y así volar aún más alto.

Por otro lado, la categoría júnior femenina tiene una convocatoria para este sábado 27 de julio (de 8:00 a.m. a 11:00 a.m.) en la Ciudad del Saber. El llamado es para jugadoras  con y sin experiencia.