Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Deportes - 02/7/19 - 12:00 AM

El problema de Panamá en Copa Oro fue...

En la Copa Oro Panamá volvió a evidenciar sus carencias: volumen de juego, definición, lectura de juego, entre otros.

Julio Dely Valdés Foto Fepafut

Panamá queda eliminada de la Copa Oro sin haber llegado a las semifinales, y queda todo en un punto de ebullición y de una vez se buscan culpables, el primero, el técnico Julio Dely Valdés.

El problema es que Panamá no tiene suficiente volumen de juego y aunque llega al área rival, los jugadores de ataque no pisan las 16 con 50 (donde todo puede pasar) y cuando se aproximan a ese sector tan sensitivo, su primera (y única) opción es lanzar un centro que por lo general no llega o se pasa.

La elección del plantel tampoco ayudó al técnico y sus decisiones a la hora de los cambios podrían ser hasta cuestionables.

Julio reconoció que a Panamá sí le faltó un killer que pudiera definir las reiteradas oportunidades que tuvieron para marcar en el primer tiempo.

VEA TAMBIÉN: Supuesto narcotraficante ofreció 30 mil dólares en ataque de David Ortiz

VEA TAMBIÉN: Román Torres: 'No merecimos perder'

VEA TAMBIÉN: Fidel Escobar es Cordobés

Es cierto, el técnico no tiene la culpa si el delantero falla ante el portero, pero sí es su responsabilidad escoger el plantel que iba a la copa.

El técnico también reconoció que la intención era lanzar centros laterales, pero en vez de eso, se lanzaron centros frontales que favorecían a los caribeños

Y es aquí donde queda preguntarse por el grito del técnico para acomodar al plantel y la lectura que el propio jugador debe hacer durante el trámite del partido en el que debe entender que los centros ante los jamaicanos era gastar balas en gallinazos: ellos son más altos y acostumbrados a ese estilo; los atacantes panameños con menos estatura que los caribeños, debieron insistir en jugar más a ras de piso para provocar alguna acción ofensiva.

Las explicaciones de Julio por el cambio de Gabriel Torres para ingresar a Omar Browne es que buscaba retener el balón, pero después del gol jamaicano, Panamá prefirió el juego directo y ya no retuvo la pelota.

El problema muchas veces con el futbolista panameño es que no maneja los conceptos del propio juego, son falencias que vienen de la parte formativa, así como se señalan las flaquezas en el sistema educativo en el país, algo así pasa en la formación del jugador.

La Copa Oro dejó en evidencia a los jugadores: quiénes sí y quiénes no.

Ya decidirán en la Fepafut si siguen confiando en Julio Dely Valdés, o buscarán otra opción, y mientras esto se decide, se debería abrir el paraguas de jugadores.

Es decir, una preselección más amplia en la que entren jugadores que hasta el momento no han tenido oportunidad en la selección y que no se repita el caso de Jorman Aguilar, quien mientras jugaba en la segunda división de Portugal fue incomprensiblemente ignorado por el colombiano Hernán "El Bolillo" Gómez.

Que en este proceso no se ignore a Jorlián Sánchez que juega en México, Alfredo Stephens (Portugal) y otros panameños que hacen campaña fuera del país.