Gracias por ser parte de nuestra audiencia Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos. Regístrate aquí ¿Ya estás registrado? Inicia sesión
Confabulario - 11/6/19 - 12:00 AM

Confabulario

  •   /  
  •   /  

Hasta el cuello

El testigo desprotegido evadió en todo momento profundizar lo que habló con el Tortugón antes de presentar su denuncia. Lo que no pudo negar es que gana 10 mil rúcanos en la OEA.

Hasta el cuello II

En su declaración, el testigo desprotegido ha mencionado más al Tortugón que al propio Loco Mayor. Lo que sí ha quedado claro es que la tortuga sicótica está metida hasta el tuétano en esto.

Hasta el cuello III

La defensa le disparó ayer al testigo desprotegido solo un par de sus 250 preguntas y le puso las piernas de trapo. Esperen la llantarria cuando se le desmorone el libreto que le hizo Picuiro.

Hasta el cuello IV

La fiscalía entró en pánico cuando su testigo desprotegido confesó que le asignaron escolta sin que él la pidiera. El jefe de la Policía tiene que explicar quién y por qué le dieron la orden.

Hasta el cuello V

El testigo estrella salta entre contradicciones y mentiras. Primero dijo que era primo segundo del otro agente Pitty y después tuvo que admitir que son primo hermanos. Bueno, decídase mi hijo.

Hasta el cuello VI

Y casi le da un faracho cuando le preguntaron qué méritos tiene para saltar de un salario de 700 rúcanos a cerca de 10 mil mensuales en pocas semanas. El pobre se desmorona a pedazos.

Destroyer

El Tortugón duplicó el déficit en los primeros meses de este año y ahora anda desesperado tratando de maquillar el enorme hueco que deja en las finanzas públicas. ¡Un desastre total!

Destroyer II

Y tiene el descaro de molestarse cuando Gaby le exige más transparencia. La historia les guarda un lugar sobresaliente al Tortugón y a sus ministros entre los incapaces más notorios.

Destroyer III

El Tortugón comparte con su examigote Plátano Maduro una posición preferencial entre los mandatarios peor evaluados de América Latina. Su incapacidad trasciende fronteras. ¡Bárbaro!

Prueba de fuego

Silvio Guerra lo dijo claro: la justicia se juega hoy su credibilidad ante la sociedad panameña. No hay excusa jurídica posible para no dejar en libertad al Loco Mayor como mandata la ley.