Confabulario - 27/11/18 - 12:00 AM

Confabulario

El Verdugo

El Rey Mejía se convirtió en el verdugo del Loco Mayor. Nunca garantizó sus garantías y tampoco le importaron sus pruebas, las cuales rechazó casi todas. Al fiscal le aprobó todo.

Extraño

Lo curioso del comportamiento del Rey Mejía "El Verdugo" fue que utilizó casi una hora para argumentar el porqué piensa que la Corte mantiene competencia del caso. Perdió credibilidad.

Patrón

No quedó duda ayer de que el Rey Mejía siguió al pie de la letra el guion del Palacio. Incluso condenó y atacó al Loco Mayor, cuando debía darle garantías. Con jueces así, no hace falta fiscales.

Presión

Dicen que la estrategia del Tortugón con su amigo el Rey Mejía es presionar al pleno de la Corte para que cambie su opinión. El rofeo del Rey Mejía causó malestar entre sus colegas.

Ofensiva

Se supo que Picuiro prepara un nuevo ataque contra los perredianos y que apuntará a gente de alto calibre. La intención es presionar a los diputados en las sesiones extraordinarias.

Debilitada

Dicen que la bancada del ñameñismo está débil y no tiene ningún poder en este momento. Es más, todos se preguntan dónde está el Capitán Matraca y su carnal Beby.

Bono

En el reino de Kenia hay puras caras largas porque no hay bono navideño. La crisis económica del gobierno golpeó las finanzas del reino y ahora solo están esperanzados a un milagro.

Camarón

El gobierno del Tortugón pretende meter un camarón enorme antes de que termine el año. Quieren cobrarles más impuestos a los profesionales que tienen más de un ingreso. Hasta proponen penalizar ese tema. Ojo con esa locura.

Bomba de tiempo

A un alcalde que es compadre del Tortugón le estallará pronto una bomba de gran poder. Al parecer el hombre anda en malos pasos y rofea a las autoridades locales porque cree que cuenta con el apoyo de su compa.

No era una película

La gente no salía de su asombro cuando escuchaba la balacera ayer en pleno centro comercial de la vía Tocumen. Corría plomo parejo, en medio de la histeria de quienes huían de lo que el Tortugón llamaba antes percepción.