Has completado el acceso a las 10 notas permitidas por mes calendario, si no tienes una cuenta te invitamos a crearla para que sigas disfrutando del contenido ilimitado de nuestra red de portales informativos.

Te recordamos, no tiene costo.
  • Crear cuenta
Epasa
×
Has leído de 10 notas
permitidas de este mes.
Registrate
y accede al contenido ilimitado de nuestros sitios,
sin costo alguno.
Nación - 07/12/17 - 12:00 AM

Populismo negativo de Varela crea ciudadanos de segunda categoría

Duras críticas han provocado las naviferias del IMA. Juristas y sociólogos alertan que se introducen modelos de populismo en los que se irrespeta la dignidad de los ciudadanos, creando dependencia.

Por segundo año consecutivo, los mercados populares con rebajas de productos de la mesa navideña se salen de control. /Foto Landro Ortiz
field_galeria['und'][$i]['uri']) ?>
Preocupan las secuelas sociales del clientelismo
field_galeria['und'][$i]['uri']) ?>
Adiel Bonilla | [email protected] | @PanamaAmerica

Largas filas de ciudadanos haciendo todo tipo de sacrificios para obtener un jamón de $8 y otros productos de la cena navideña, han sido las imágenes características de las "naviferias" que promueve el Gobierno por medio del Instituto de Mercadeo Agropecuario (IMA).

A inicio de semana se difundieron testimonios de personas que habían madrugado, arriesgando su seguridad, para ser los primeros a la hora de venta.

Pero ayer en redes sociales, incluso circularon imágenes de personas que llevaron sus colchones para pernoctar en rincones aledaños a los sitios donde el Gobierno realiza estas convocatorias.

El exembajador de Panamá ante la OEA Guillermo Cochez censuró con duros términos el "populismo negativo" que impulsa el gobierno del presidente Juan Carlos Varela.

"Igual ocurre en Venezuela: estamos creando ciudadanos de segunda categoría, violándoles sus derechos humanos, irrespetando su dignidad", dijo.

Cochez lamentó que el Gobierno no se enfoque en estimular a que los panameños busquen a través de sus propias manos lo que les corresponde, "no a través de dádivas para ganar elecciones... pareciera que está en plena campaña".

De hecho, en otra de las actividades con visos de clientelismo que se realizó ayer en Las Cumbres (organizada por el diputado panameñista Luis Barría) surgieron críticas por la presencia del ministro de Vivienda, Mario Etchelecu, quien ha manifestado sus aspiraciones electorales.

Cuando se le cuestionó a Etchelecu si su presencia buscaba réditos políticos, se limitó a responder: "En lo absoluto. Lo que estamos haciendo aquí es una coordinación con los colegios en Panamá Norte".

La actividad se salió de control, y esto despertó el malestar de los asistentes, incluyendo embarazadas, quienes se quejaron de la mala organización, que también provocó largas filas bajo un sol inclemente.

Según el sociólogo Danilo Toro, el clientelismo político es una situación "estúpidamente irónica, porque los bienes que se ofertan son los bienes del pueblo".

Naviferias

Jamones: Los buscados jamones se han convertido en anzuelo para atraer el interés público. ¿A quién se los ha comprado el Gobierno? ¿Quiénes estarán ganando allí? ¿Cuánto pierde el Estado?, se cuestionó el abogado Guillermo Cochez.

Populimo: Hay naviferias en Pan de Azúcar, Santa Marta, Pacora, Las Garzas, y Curundú. Se inician a las 7 a.m., pero desde horas de la madrugada, incluso desde la noche anterior, están las largas filas. Para el sociólogo Danilo Toro, en el clientelismo, el poder dominante usa a las personas como ‘clientes’, y de paso, crea una situación de dependencia.

¿Control?: Se aplica tinta indeleble a quien compra un jamón, supuestamente para que no lo adquiera en otra feria.

Preocupan las secuelas sociales del clientelismo

Las prácticas clientelistas de las autoridades están deformando la conducta social de algunos segmentos de la población, lo que puede traer consecuencias negativas para la sociedad en general.

Así lo explicó el sociólogo Albin Moreno, quien advirtió que se crean malos precedentes, como que las personas se convencen de que es su derecho recibir dádivas del Gobierno, a cambio de nada, o para mantener la calma social.

“Esto provoca que cuando no obtienen eso que esperan, se sienten con derecho a cerrar calles y afectan a terceros (como en Cabo Verde o San Miguel) e, incluso, a llegar al plano de la agresión física, como le ocurrió recientemente a dos unidades del Sinaproc”, alertó Moreno.