Has completado el acceso a las 10 notas permitidas por mes calendario, si no tienes una cuenta te invitamos a crearla para que sigas disfrutando del contenido ilimitado de nuestra red de portales informativos.

Te recordamos, no tiene costo.
  • Crear cuenta
Epasa
×
Has leído de 10 notas
permitidas de este mes.
Registrate
y accede al contenido ilimitado de nuestros sitios,
sin costo alguno.
Interesante - 31/10/17 - 09:00 AM

Vencer al envejecimiento es matemáticamente imposible

Los investigadores concluyeron que el envejecimiento es una "verdad incontrovertible" y "una propiedad intrínseca de ser multicelular".

ETIQUETAS: Biología | Ciencia | prevención |

Estados Unidos EFE

Biólogos de la Universidad de Arizona (EE.UU.) aseguran haber demostrado matemáticamente que vencer al envejecimiento es imposible, de acuerdo con un artículo publicado este lunes en "Proceedings of the National Academy of Sciences".

"El envejecimiento es matemáticamente inevitable. Desde el punto de vista lógico, teórico y matemático, no hay escapatoria", dijo Joanna Masel, profesora de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Arizona.

Masel y su colega Paul Nelson aseguran que hasta ahora la ciencia dejaba abierta la posibilidad de detener el envejecimiento si se podía encontrar una manera de hacer que la selección entre organismos fuese perfecta a través, por ejemplo, de la competencia entre células.

VEA TAMBIÉNMuere en Israel el hombre más viejo del mundo a los 113 años

Sin embargo, Masel y Nelson crearon una ecuación matemática que dice demostrar que en un contexto de competencia o se acumulan las células inactivas o proliferan las células cancerosas.

"Así que estás atrapado entre permitir que estas células inactivas se acumulen o que las células cancerosas proliferen, y si haces una no puedes hacer lo otro. No puedes hacer ambas cosas al mismo tiempo", dijo Nelson.

"Puedes solucionar un problema, pero estás atrapado con el otro. Las cosas empeorarán con el tiempo, de una de estas dos maneras o de ambas: o bien todas tus células se volverán más lentas, o tendrás cáncer", insistió Masel.

Los investigadores concluyeron que el envejecimiento es una "verdad incontrovertible" y "una propiedad intrínseca de ser multicelular".

Aunque no se puede evitar el envejecimiento, si se puede hacer lo más saludable posible.

VEA TAMBIÉNLa falta de ejercicio acelera el envejecimiento

Para ello, debemos manejar el concepto de fragilidad (frailty), que aborda el deterioro y la vulnerabilidad de la población, un nuevo desafío al que se enfrentan las sociedades modernas porque limita al individuo a hacer frente a las demandas del día a día.

Así define este concepto Antonio Moreno y Villena, coordinador nacional I+D+I y Medicina del Trabajo de Premap, quien propone identificar los factores de riesgo para llevar a cabo acciones preventivas y promoción de la salud.

Para que un individuo sea considerado frágil, deben darse al menos tres de los siguientes indicadores de pronóstico:

Pérdida de peso involuntaria, sin variar dietas.

Autoinforme de agotamiento.

Pérdida de fuerza muscular, que implica un mayor riesgo de caída y daño; además de la aparición de sarcopenia (pérdida degenerativa de masa muscular).

Actividad física reducida.

Disminución de la velocidad para caminar.

Si se previenen los factores de riesgo que afectan al síndrome de la fragilidad, la persona envejecerá con menos daños y, por consiguiente, con una mejor calidad de vida.

No hay que esperar a que haya un daño, hay que evitarlo años antes para hacer frente a la vulnerabilidad asociada al envejecimiento, sostiene Antonio Moreno y Villena.

El experto define varios grupos de población trabajadora según la necesidad de actuar sobre ellos con distintos grados de prevención:

Hasta los 45 años existe un riesgo remoto, por lo que solo se debe prevenir la fragilidad si existen parámetros de riesgo.

Entre los 45 y 55 años es conveniente realizar una prevención del riesgo cercano.

Entre los 55 y 67 años se recomienda hacer una prevención mixta: primaria y, en ocasiones, secundaria.

A partir de los 67 años hay un riesgo más alto de lesiones permanentes y por eso se aconseja una prevención integral en todos los niveles según los hallazgos fisiológicos y fisiopatológicos.